wide header image

¿Por qué Kempinski?

Deje su hotel en manos de profesionales de la gestión.

Elegir el mejor operador para que se encargue de su inversión en hoteles o resorts es una decisión crucial. Si desea que su hotel se convierta en un lugar con historia, donde un equipo de especialistas centrado en salvaguardar su inversión cree y gestione experiencias originales, puede que encajemos con lo que está buscando. Hemos ido incorporando estilo europeo e ideas innovadoras a nuestros hoteles y no hemos dejado de subir el listón desde 1897. Deje que nosotros gestionemos su hotel de un modo profesional y lo dotemos de valor.

La filosofía de Kempinski

Hace más de 110 años que gestionamos hoteles de lujo en nombre de los inversores con el objetivo de conseguir la máxima rentabilidad. Al representar los nuevos estándares de hospitalidad, aumentamos el valor del hotel y de la marca. El objetivo de Kempinski es ser líder del mercado en sus ubicaciones, sin que se vea afectada su reputación por gestionar hoteles únicos, individuales y rentables con un distinguido estilo europeo. No somos una cadena hotelera, sino una “colección de hoteles” en los que ofrecemos un mismo nivel inflexible de servicios de lujo. La clave de nuestro éxito reside en la mezcla formada por la adopción de nuestra historia, de la que nos sentimos orgullosos, y una mirada hacia el futuro con el objetivo de ofrecer a nuestros huéspedes una experiencia impecable.

¿Cuál es nuestra estrategia?

Nuestros criterios de selección a la hora de evaluar nuevas oportunidades de negocio pueden resumirse de la siguiente manera: - Centrarnos exclusivamente en hoteles y resorts de lujo de cinco estrellas. - Ampliar la cartera de representación de Kempinski a los principales destinos europeos e internacionales favorecidos por nuestros proveedores de mercado clave.- Identificar proyectos de hoteles y resorts con buenas condiciones financieras y que sean viables para todas las partes. - Seleccionar o desarrollar propiedades que tengan potencial para convertirse en líderes del mercado en su segmento.- Buscar el equilibrio adecuado entre hoteles urbanos, resorts de ocio y otros productos especializados. - Favorecer la transformación de edificios con un valor histórico y arquitectónico. - Destacar la cultura local siempre que sea posible en los conceptos y en el diseño. - Enfatizar la individualidad de cada propiedad.

El modelo de negocio de Kempinski

Kempinski ha decidido apartarse de la propiedad de bienes inmuebles y centrarse en su negocio principal: la gestión de hoteles y resorts en nombre de los propietarios del edificio en cuestión. Por lo tanto, el crecimiento internacional de nuestra cartera se basa en la ejecución de los contratos de gestión y explotación. En línea con este enfoque puramente administrativo, normalmente no nos planteamos ningún tipo de adquisición, inversión o participación en el capital social, excepto en determinados mercados en los que apoyamos económicamente a un socio inversor para la adquisición de una propiedad. En situaciones excepcionales podemos ceder una propiedad en usufructo o conceder garantías mínimas de devolución para hoteles situados en destinos estratégicamente críticos en los que estamos seguros de que el proyecto es económicamente viable, y de que los riesgos de pérdidas se ven compensados de un modo adecuado con un potencial alcista sólido. Los acuerdos con los nuevos hoteles miembro son personalizados y se formulan de acuerdo con las necesidades específicas de cada negocio. A través del contrato de gestión, Kempinski ofrece a los propietarios la experiencia básica en explotación necesaria para el establecimiento y la conservación de la rentabilidad de su inversión a largo plazo. El propietario no tiene responsabilidades de explotación, disfruta de la inversión en la propiedad sin preocupaciones y, al mismo tiempo, el hecho de conservar la propiedad le aporta ventajas tales como flujo de efectivo, depreciación, deducciones, ventajas fiscales, mejora de los activos, oportunidades de refinanciación y posesión de la propiedad una vez vencido el contrato. En pocas palabras, el propietario firma un paquete completo de ventajas como, por ejemplo, experiencia en cuanto a explotación y conocimientos de gestión, reconocimiento inmediato de marca y acceso a importantes canales de distribución.

Atrás